Inicio » Actualidad universitaria » ¿Vacaciones?

¿Vacaciones?

Las navidades y sus respectivas fiestas se acercan cada vez más, así que los universitarios nos enfrentamos a diversos dilemas que, trastornan por completo lo que se supone que son unas “vacaciones en familia”.

Después de un inicio de curso ajetreado, de inmediato llegan las navidades y con el plan Bolonia, también llegan los únicos cinco exámenes de cinco asignaturas cuatrimestrales, que supondrán un aprobado o un suspenso para nuestros respectivos expedientes. Menos mal que existen profesores amables y decentes, que se molestan ayudándonos y ofreciéndonos prácticas que al menos, podrán cubrirnos un poco el culo frente a la nota final.

Para seguir, después de recibir las fechas de los exámenes, se acercan las compras y para muchísimos, la vuelta al pueblo o al hogar. Y eso solo implica más que gastos.

Los regalos para nuestras familias, los billetes de ida y vuelta, la comida, la subida de precios, la luz, el gas, organizar un plan decente para noche vieja sin gastar demasiado… todo parece multiplicarse por mil y hacer una montaña de gastos de improvisto que nos pillan por sorpresa y nos cogen con la guardia baja.

Todo ese cúmulo de cosas hace que poco a poco se nos vayan crispando los nervios y vayamos cogiendo cada vez más estrés. Y las navidades, al menos en mi familia, las hemos concebido siempre como un tiempo de tranquilidad y descanso con nuestros seres queridos. Pero ahora, como universitaria, para mí, las cosas son muy diferentes.

El tiempo enfocado al descanso va a ser un tiempo dedicado a un estudio intensivo de cinco asignaturas que son vitales para mi futuro académico y también un tiempo dedicado a hacer malabares con el mismo nivel económico pero con más gastos que meses anteriores, así que en vez de descansar, estaremos haciendo sumas y restas de cuanto podemos gastarnos y cuánto tiempo podemos invertir en estar con nuestras familias, o en estar estudiando. Cuestión de necesidades básicas, de priorizar.

Se ve que las navidades y eso de descansar últimamente solo es para aquellos que puedan permitírselo. Y cada vez son menos. ¿Cuánto más vamos a aguantar?

Escrito por: May Ramírez Alonso

Ver más posts


Más noticias