Inicio » Actualidad universitaria » Túnez estrena constitución

Túnez estrena constitución

Túnez estrena constitución

“Túnez es un Estado libre, independiente y soberano, el islam es su religión, el árabe su lengua y la República su régimen”

Con este primer artículo se corona la nueva Constitución tunecina. No hay que dejarse influir por las primeras impresiones que despiertan este principio constitucional, pues a diferencia de lo que viene siendo tradición en el mundo árabe, esta nueva Ley Fundamental no sigue los derechos de la sharia (la ley islámica).

Como artículos novedosos y reseñables, destacan aquellos que señalan libertades tales como llas libertades de expresión, asociación, huelga, el libre acceso a la información y el conjunto de los derechos humanos recogidos en muchas constituciones europeas.

Sin duda las mujeres y su lucha se han visto altamente recompensadas pues esta Ley Fundamental recoge los derechos a la mujer y un acercamiento a la igualdad y a la no discriminación, sin duda la lucha seguirá, pero ha sido un gran paso el que han conseguido como se refleja en el Artículo 20 que explicita que el Estado debe asegurar “los derechos adquiridos por la mujer”, la “igualdad de oportunidades entre el hombre y la mujer” y promover “la paridad en las asambleas electas”, este avance cultural se ve reflejado en que en las listas de candidatura política figuran hombres y mujeres a un 50%, y estas tengan un 40% de representación parlamentaria.

El mundo religioso ha sido afectado también por esta nueva Constitución. El Artículo 6 recoge que se debe garantizar la libertad de fe, de conciencia y el libre ejercicio de culto. Por tanto, un musulmán puede cambiar de religión si así lo decide sin riesgo a ser asesinado. También, se prohíbe una práctica clásica del mundo árabe como es la acusación por “apostasía”, que los radicales utilizaban contra los ciudadanos laicos para que estos pudieran ser asesinados.

Por otro lado, como contrapunto la pena de muerte se mantiene y el Jefe de Estado tiene que ser musulmán.

En resumen, esta nueva Constitución parece ser la primera gran huella desde que comenzó la Primavera Árabe en Túnez, pero sin duda no será la única, porque la lucha y el consenso siguen en el aire buscando precipitarse sobre el país como un país musulmán, democrático e igualitario demostrando que estos conceptos no son antónimos.

Escrito por: Alejandro Garcia Romero

Ver más posts


Más noticias