Inicio » Actualidad universitaria » Ciencia, tecnología y medio ambiente » Truquillos de ahorro (y ecológicos)

Truquillos de ahorro (y ecológicos)

Ayer vi dos trucos de ahorro (y ecológicos) que me llamaron la atención y como en tiempos de crisis, cualquier idea es buena, os los voy a dejar aquí junto con algún otro (¡animaros a poner los vuestros en los comentarios!).

1. Fabricación de lejía casera

Esta receta es para hacer lejía con ceniza y vale que en los pisos de estudiantes no suele haber chimenea pero los que seáis de pueblo, cuando vayáis a vuestras casas, si tenéis calefacción de leña o chimenea, podéis aprovechar las cenizas para hacer esta receta y llenar vuestro armario de productos de limpieza de una lejía ecológica y muy barata.

Si queréis saber cómo, podéis consultar la receta en esta web.

2. Cómo calentar una habitación con 10 céntimos al día

Este era el titular de un artículo que vi ayer y que me llamó mucho la atención. Reconozco que no lo he probado y que por los materiales que pone, creo que empleas algo más de 10 céntimos al día (a no ser que compres las velas en cargamentos de miles y miles y cada vela te salga por pocos céntimos) pero creo que no está de más probar la idea porque es muy sencilla y, si realmente funciona, ¡barata! Eso sí, hay que ir con mucho, mucho cuidado, que estamos jugando con fuego y no queremos que vuestros pisos salgan ardiendo.

3. Jabón casero

A ver, pregunta: ¿qué hacéis con vuestro aceite usado? Si la respuesta es “lo tiro por el fregadero”, es para daros un curso intensivo de ecología. Para quién no lo sepa, 1 litro de aceite contamina 1000 litros de agua así que la solución no es tirarlo por el fregadero. Cuando ya hayáis dado todos los usos posibles a vuestro aceite, lo podéis poner en un tarro de cristal (cuidado si echáis el aceite caliente porque puede reventar) y llevarlo a un punto limpio o, a las malas malísimas, si no existiese un punto limpio, tirad ese tarro con aceite a la basura normal pero nunca, nunca, NUNCA, lo tiréis por el fregadero. Aunque… si no lo queréis tirar y queréis darle todos los usos posibles, podéis ir recogiendo ese aceite en un tarrito y usarlo para hacer jabón. Hay mil y una recetas (como ésta, ésta, ésta y esta otra), yo os recomiendo que os leáis más de una antes de poneros manos a la obra y que tengáis cuidado, la sosa que se utiliza para hacer el jabón, en contacto con el agua produce una reacción exotérmica y desprende mucho calor y otro consejillo es que no debéis utilizar utensilios metálicos a no ser que sean de acero inoxidable, porque también reaccionan. Por lo demás… es un ratito de trabajo pero después ese jabón se puede utilizar para la lavadora, fregar platos, lavavajillas, etc etc. y no veáis lo suaves que se os quedan las manos cuando fregáis los platos con ello (no como con cualquier lavavajillas comprado que se quedan las manos súper resecas).

4. Crema facial casera

Esta receta ya es para nota, pero la he encontrado buscando las recetas de los jabones y me ha parecido que quizá a alguno o alguna le podría interesar hacerla. Necesita bastante precisión y muchos elementos como bien se explica en la receta, pero bueno, si alguna se anima a hacerla, ¡que nos enseñe el resultado!

5. Decoración low cost

He encontrado un post con una decoración súper bonita con… ¡cajas de pizza! (podéis verlo aquí). Es una idea súper barata, donde reutilizamos cosas que ya considerábamos un residuo y que puede quedar muy resultona. Seamos sinceros, en los pisos de estudiantes… la decoración es la menor de nuestras preocupaciones y acaba siendo una mezcla de mil y un estilos, mil y un carteles de fiestas, mil y una fotos de lo más variopintas o mil y un recuerdos de cada uno de los miembros del piso. Además, ya no tanto para decoración sino para amueblar los pisos, el año pasado yo me dediqué a transformar muebles viejos con unas manitas de pintura o con la técnica de decoupage y… ¡podemos restaurar fácilmente un mueble viejo que encontremos tirado por ahí por pocos euros!

6. Mantener el pan fresco o qué hacer cuando está duro

Un truco fácil para mantener el pan fresco más tiempo es meterlo dentro de una bolsa bien cerrada y no se quedará duro tan fácil. Además, si sabes que no te vas a comer toda esa barra de pan el mismo día, siempre puedes congelar una parte y tenerla para otro día que no compres. Pero… ¿y si ya se nos ha quedado duro? Pues bien, hay mil y una recetas con pan duro (como el gazpacho o las torrijas) pero otra solución es hacer pan rallado, fácil y sencillo, tan y como podéis leer aquí.

7. Mensajería low cost

Y… por último, algo de lo que nos acordamos solo cuando tenemos que hacer la mudanza o cuando mami nos tiene que enviar la ropa de invierno porque empieza a hacer fresco es el tema de la mensajería. Esto de ecológico no es que tenga mucho, pero de ahorro sí que puede tener algo. Pues bien, he encontrado este buscador que lo que hace es comparar precios de las diferentes mensajerías en función de los bultos que tengas que enviar y a dónde y te da la opción más económica.

Escrito por: Cristina Serrano Martín

Redactora en ciencia, tecnología y medio ambiente

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. En nuestro piso de estudiantes se cronometran el tiempo de la ducha! 8 minutos máximo