Inicio » Actualidad universitaria » Tras 24 años emitiendo RTVV cesa la emisión

Tras 24 años emitiendo RTVV cesa la emisión

La policía entra en la sede de RTVV

Las Cortes Valencianas votaron el pasado miércoles la proposición de ley presentada por el PP para autorizar la extinción, disolución y liquidación de Ràdio Televisió Valenciana. En la votación hubo momentos de confusión y desconcierto por parte de los diputados mientras a las puertas del parlamento esperaban los trabajadores del ente.

Tras la decisión del presidente de la Generalidad Valenciana, Alberto Fabra, del cierre de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), el pasado miércoles 27 los diputados valencianos han votado en el pleno la ley del PP para extinguir, disolver y liquidar RTVV. El presidente Fabra, califica esta decisión como “difícil y compleja”, pero que beneficiará a los cinco millones de valencianos. El resultado de las votaciones fueron desconcertante: 42 votos afirmativos, 32 negativos y 14 nulos. Este resultado se produjo debido a la confusión y el desconcierto general de los diputados.

La decisión se ha llevado a cabo este mañana cuando el juzgado de instancia de Paterna (Valencia) ordenaba el desalojo de todo aquel que se encontrase en la sede. Los trabajadores que se mantenían en la sede impotentes ante el cierre de RTTV, que ha funcionado durante 24 años y tras una noche llena de incidencias, han ocupado el plato de informativos al grito de RTVV no es tanca. La policía ha accedido a la sede de RTVV para cesar la emisión de la cadena, que retransmitían desde la pasada noche en directo todo lo que sucedía, y a las 12:29 de la mañana las pantallas de nuestros televisores se quedaban en negro, diciendo adiós a 25 años de trabajo y esfuerzo.

 

Escrito por: uniactualidad

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. aranchavega dice:

    Reblogueó esto en aranchavegay comentado:
    Además de autorizar “la extinción, disolución y liquidación de Ràdio Televisió Valenciana” autorizan la indecencia, y la intocabilidad de los poderosos. Es una tragedia para la profesión.