Inicio » Opinión » Los fantasmas del número cinco » Sobre histerias y sobrehisterias.

Sobre histerias y sobrehisterias.

Sobre histerias y sobrehisterias.

Yo no sé si es por el exceso de ‘relaxing cup of café con leche’, por la falta de sueño o por el estrés acumulado. El caso es, que los exámenes de septiembre pasan factura. Y menuda factura: como mal todos los días, y a todas horas, a veces no sé ni en qué día vivo y siento que me voy a quedar dormida en cualquier momento, y en cualquier lugar, y no me gustaría volverme narcoléptica de repente. Desde luego, las recuperaciones son un gasto de energía mayor del que una persona puede tener dentro de sí misma. Y no sólo me afecta a mí, sé que las personas que hay a mi alrededor lo sufren conmigo. He tenido unos días tensos en casa por culpa de todo lo que conlleva el estar en plenas recuperaciones. Y aunque ya hablé de esto en mi primer artículo, esta vez la perspectiva viene desde dentro de los mismo exámenes.

La verdad, siento que voy a reventar continumente. Ahora mismo, mientras os cuento todo esto, el sentimiento continúa dentro de mí. Para empezar, está la locura de horarios, que si estudiar ‘x’ asignatura por la mañana y estudiar ‘x’ por la tarde, o mejor no, mejor dedicarle todo el día a una en concreto porque es la que peor llevo. Organizarte la semana mil veces en mil sitios distintos. Para luego, irme hecha polvo a la cama y al día siguiente, comenzar ya incumpliendo el horario. Luego está el hecho de que cada vez que suena el despertador, tengo un poquito de ganas de matar. Y además, mis nervios no están únicamente alterados por la cafeína, pues el simple hecho de pensar en fechas y temarios consiguen que tenga ganas de encerrarme en el baño a llorar todo el día. Pero sé que haciendo eso voy a suspender incluso más de las que me han quedado, así que respiro, me recuerdo que las lágrimas no ayudan a memorizar, y a ello me pongo.

Y luego, está la bonita manía de mi universidad de obligarnos a matricularnos antes de saber qué asignaturas hemos conseguido superar, y cuales no. Esto, por favor, me gustaría que me lo explicara alguien, porque llevo ya un par de días peleándome con mi facultad para modificar matrícula, y mañana, me toca volver otra vez, gratuitamente, gastar más horas que podría utilizar en estudiar, y, perdón por la expresión, cagarme en todo, porque los queridos trabajadores de secretaría no saben decirme en el momento (que, sinceramente, les aplaudo por el trabajo y excepto ésta, no tengo ninguna otra queja) si se me solapa el horario de una asignatura con otra. Vamos, que vivo en el caos continuo.

Espero salir viva.

Escrito por: Kaleidoscopio Cinco

Veo la vida a través de fantasmas de colores, pero todos me persiguen. Retrato emocional-universitario.

Ver más posts


Más noticias