Inicio » Cultura » Review THE WALKING DEAD: Alone (4×13)

Review THE WALKING DEAD: Alone (4×13)

Review THE WALKING DEAD: Alone (4×13)

El pasado lunes diez de marzo pudimos disfrutar del decimotercer capítulo de The Walking Dead. He intentado bajo todos los medios entrever los fines de cada capítulo de una manera positiva, pero tanto este capítulo como el posterior (que tiene su review ya cocinándose) no me dan muchas oportunidades de seguir haciéndolo.

Esta segunda parte de la cuarta temporada se ha centrado, como ya he comentado en la mayoría de las reviews anteriores, en descubrir individualmente a cada personaje de la serie en unos grupos más reducidos que permitan ver más allá de su instinto de supervivencia. Cómo eran antes del desastre walker o como quieren ser después de él.

Si el anterior capítulo veíamos el particular recorrido de Daryl y Beth y conocíamos a ambos personajes (especialmente la difícil niñez del rey de las flechas), Alone nos lleva hasta el personaje de Bob. Comienza el capítulo un flashback con el que nos se explica cómo Glenn y Daryl encuentran a Bob triste, medio borracho y deambulando sin sentido y tras tres preguntas de rigor le conceden la suficiente confianza como para darle la oportunidad de ir con ellos hasta Villa Prisión.

En un primer momento, para mi gusto veía innecesario no solo el flashback, sino, dedicar minutos a un personaje tan poco transcendental como Bob, y si me apuro, sumo a Sasha también como personaje que dice demasiado poco. Pero quizá, una vez avanzado el capítulo sí que es cierto que se observa una evolución en cuanto al carácter de Bob. Si le tocara morir, ya no lo haría solo.

El grupo de Maggie, Sasha y Bob siguen con su misión particular de encontrar a Glenn entre walker y walker, por ahora con poco éxito. La verdad es que este grupo da para poco más que para unas cuantas escenas que demuestren que aún siguen perteneciendo a la serie.

Entre tanto, volvemos a lo que se está convirtiendo en una más que particular relación entre Daryl y Beth. Tras haber tenido un capítulo entero para ambos en Still, donde desciframos muchos sentimientos de los dos personajes por separado y asistimos a la destrucción de malos recuerdos (haciendo arder la cabaña donde se habían alojado como representación simbólica de ello), Alone nos va a desvelar cómo de bien se sienten el uno con el otro. (Y no quiero decir nada más, porque las escenas de la pequeña Barbie-rubia y del Ken-ballestero son demasiado reveladoras, véase el te llevo a caballito o te llevo en brazos por la mañana hasta el desayuno).

Daryl y Beth encuentran una funeraria donde vuelven a instalarse de manera provisional. Disponen de ataúdes como camas, provisiones y hasta un piano de cola que fomenta una dulce escena entre los dos (vamos, lo que decía). Sin embargo, la tranquilidad vuelve a durar poco y en seguida un gran número de walkers intentan colarse en su nuevo hogar. Daryl en su infinito afán de proteger a Beth la dice que salga de la casa y corra hasta la carretera, que allí se encontrarán. Pero el encuentro no se produce una vez que Daryl consigue deshacerse de los caminantes. Busca a Beth por cada rincón de la carretera y solo consigue ver un coche que huye a gran velocidad con la pequeña rubia en su interior.

Y Daryl, como en sus orígenes, de nuevo solo. Camina desamparado por la carretera hasta (por fín) llegar a las vías del tren que todos los personajes de la serie estaban ya siguiendo. Derrotado Daryl cae sobre las vías y en seguida recibe una compañía que no le agrada de antemano. Son el grupo de personajes demasiado violentos que ya habrían hecho compañía a Rick en Claimed. Son seis contra uno y Daryl no puede hacer otra cosa sino aceptar unirse a ellos.

Para poder precisar en lo que a destino común de los personajes se refiere en esta segunda parte de la temporada, debemos mencionar un detalle importante que yo (que no he tenido el referente de los comics sobre los que se basa) hasta ahora no había sabido conjugar demasiado bien. Las vías del tren son el único punto común que tienen todos los grupos de personajes, y todos ellos al fin y al cabo terminan siguiéndolas para intentar encontrar esa especie de tierra prometida llamada Terminus (lugar donde sino me equivoco tarde o temprano encontraremos a la desaparecida Beth). Ya me he imaginado un reencuentro demasiado emocionante de los personajes que tras su camino en solitario han ido quedando.

Para cerrar el capítulo volvemos al trío Maggie-Sasha-Bob. La primera de los tres, había abandonado a la pareja (sí, sí, pareja de verdad) pidiéndole que no arriesgaran sus vidas por ella y su vago intento de encontrar a su marido. Pero cuando no tienes nada más por vivir que por ti y por aquellos pocos que quedan contigo, solo importa que protegerlos. Así, Sasha y Bob intentan seguir todo lo que les pueda llevar a encontrar de nuevo a Maggie. Y tardan poco en encontrar a  Maggie rodeada por demasiados walkers para ella sola. Sasha corre en su ayuda y ambas logran vencer a la gran oleada de caminantes, sin embargo, se encuentra con una Maggie más triste que antes, pero con la misma convicción de seguir buscando a su marido. Sabe que no está muerto, sólo la faltaba reconocer que no puede sobrevivir sola. Necesitaba a Sasha y a Bob, y de nuevo los tres vuelven a ponerse en camino.

Glenn es al último que vemos en el capítulo, y parece que ha llegado a Terminus

¡Y que no se me olvide: siento el retraso infinito de esta review! ¡En poco estará lista la de esta semana y ya estaremos al día!

Escrito por: Natalia Pérez Mas

Sígueme en @nattaliabreathe Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de Televisión y Actualidad. Muy seriéfila. "En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario."

Ver más posts


Más noticias