Inicio » Cultura » Review THE WALKING DEAD: A (4×16) ¡SEASON FINALE!

Review THE WALKING DEAD: A (4×16) ¡SEASON FINALE!

Review THE WALKING DEAD: A (4×16) ¡SEASON FINALE!

The Walking Dead cierra la cuarta temporada con este decimo sexto capítulo de una manera más propia de mitad de temporada que de final. Deja divididos a los espectadores en aquellos que piensan que es bueno el nuevo enfoque de Scott Gimple de darle más protagonismo e individualidad a los personajes, y otros que piensan que se ha perdido demasiado el tiempo en ello.

Personalmente estoy en los dos. Me gusta eso de ver a los personajes de siempre un poco más de cerca, de descubrir su antes y el porqué de su ahora. En definitiva, la manera en que los personajes se han descubierto en la trama me ha parecido magistral. Pero ahora bien, me siguen pareciendo demasiados los más de cinco capítulos dedicados a vagar por las vías del tren que ya sabíamos que no iban a traer nada bueno, pero de eso ya nos ocuparemos más tarde.

La completa segunda parte de esta temporada ha sido una colección de desconciertos y no sé hasta qué punto ha venido bien a la serie. Esperábamos algo más de Terminus, esperábamos más de los reencuentros, más del invencible subgrupo de Rick. Aún así el capítulo ha sido bastante bueno, pero ya digo que para mi gusto hubiera sido aún mejor como mitad de esta segunda parte de la temporada.

Se abren las puertas de la prisión, llegan Maggie, Gleen y Rick. Hershel. Hershel. Hershel. (Que buen detalle que el alma del grupo estuviera en el último capítulo). Ese antes y ese después con un Rick bañado en sangre que intenta superponerse a aquello que acaba de suceder. Y así unas tantas veces aparece Hershel, para dar cuenta de lo que se le echa de menos. Era la moral de Rick, pero también era el guía espiritual del grupo y de alguna manera el pilar fundamental de todos los que buscaban algo para continuar sobreviviendo. Cómo se le echa mucho de menos.

Y ahora es cuando vamos al por qué de ese Rick bañado en sangre. Michonne, Carl y el propio Rick aún siguen las vías del tren que tan largas se nos estaban haciendo. Entre tanto, asistimos a dos escenas bastante extrañas para mi gusto: una crisis de identidad de Carl que el bueno de papa Rick intenta solucionar como puede, y sobre todo esa huída inesperada de Carl al oír gritos de socorro de un hombre que inevitablemente acaba siendo comida de walker. ¿Pero desde cuando corremos hacia un hombre que pide socorro en medio de una catástrofe zombie? ¿Estamos locos? Si es que hasta Michonne y Rick se las ven y se las desean para entender el arrebato de Carl.

Y de nuevo otra vez Hershel. Ese toque de humanidad y de normalidad que ponía cada vez que aparecía en la serie, un poco de cordura entre tanto desastre y ante tanto subgrupo sin encontrarse: “No vas a necesitar eso (la pistola). Tan solo, pongámonos en marcha”. Así fue Hershel y eso es lo que dejó a cada habitante de la prisión.

El grupo de Rick se queda sin provisiones de tanto huir de caminantes sin éxito de llegar a Terminus, y necesitan descansar al menos por esa noche. “Tan solo tenemos que aguantar un día más, estamos cerca” le recuerda Rick a Michonne. Y es verdad, están cerca, pero aún queda lo peor.

Lo peor no es sino una de las situaciones más tensas e impactantes de esta segunda mitad de temporada, y Rick es el protagonista. ¿Recordamos al grupo de Daryl? Esos hombres un tanto salvajes con los que Rick se encontró mientras se recuperaba de su pelea con el Gobernador (miss him). Pues sí. Joe y compañía encuentran a Rick, Michonne y Carl y no tendrán piedad con aquel que mató a uno de sus hombres. A punta de pistola Joe encañona a Rick “Hoy es día de ajustar cuentas, señor”, y empieza la cuenta atrás: 10 Mississippies, 9 Mississippies… Después de cuatro temporadas no podía ser todo tan fácil para acabar con la vida del jefe de la serie así que Daryl is here! Sabe perfectamente cuáles son las intenciones de Joe, ha estado conviviendo con él desde que se encontró solo y ahora que sabe que esos a quienes buscaban eran sus amigos se encuentra entre la espada y la pared. ¿Joe o Rick? Está claro.

Y en ese preciso momento de despiste que protagoniza Daryl para intentar salvar a sus amigos de siempre –con su consecuente paliza- es lo que lleva a Rick pelear como nunca antes lo había hecho, al menos con personas vivas. De un cabezazo logra librarse de la pistola de Joe con el consecuente disparo que los deja medio sordos. Y empieza lo bueno. La mejor escena del capítulo. El momento en el que Rick adquiere el chip de invencible, por Carl, por él, por Michonne, por Daryl. Rick viaja hasta sus entrañas y logra deshacerse de un mordisco perfecto en la yugular de Joe. Muy escalofriante la escena que  demuestra que al fin y al cabo, el punto extremo de los personajes no dista tanto de los caminantes con los que luchan día tras día. El poder de un padre que teme por la vida de su hijo no conoce límites y así lo demuestra Rick. La escena es tremenda y se convierte en el punto de reacción de Michonne y en la debacle de cada uno de los acompañantes del grupo de Joe. Uno por uno van cayendo y ese que quería aprovecharse de Carl, es  el que Rick deja para el final “Es mío”. Y lo mata, lo remata y lo sigue acuchillando. La venganza de Rick es brutal.

bite

Pero, ¿quién era ese Rick? Ese que ha encontrado lo peor de sí mismo y que ha mostrado delante de Carl esa carencia de piedad alguna. Y Hershel de nuevo. Ese sentido que Rick había perdido en ese momento se nos muestra con un Hershel que le invita a dejar de matar y a empezar a cultivar, a empezar a vivir. Pero que Rick se recupere de la visita de su oscuro pasajero, va a costarle. Aunque a ello ayuda Daryl, al fin y al cabo es lo más parecido que tiene como hermano allí. Sin embargo, las cosas no serán tan sencillas con Carl.

A la mañana siguiente el nuevo grupo con Rick y Daryl a la cabeza vuelven a ponerse en marcha y casi se chocan con las vallas de Terminus. Ya están allí. Se organizan en dos grupos para poder saber qué es en verdad ese lugar: Daryl y Rick por un lado y Michonne y Carl por otro, así aprovechará para hacerle ver a Carl que Rick haría eso y más para protegerle, que todos guardamos dentro eso que nos hace invencibles para luchar contra todo aquel que intente tocar a los nuestros.

Me esperaba un rastreo mucho más serio por parte de Daryl y Rick, algo que hiciera ver qué mal escondía ese lugar –como así bien lo creía yo-, y que no les hiciera falta entrar para comprobarlo. Finalmente el grupo tras enterrar las armas fuera del recinto entra en Terminus. Y parecía bonito el sitio… Gente trabajando, conviviendo, el reloj de Hershel, el poncho de Daryl, el traje antidisturbios que había en la prisión… Afortunadamente Rick aún no había bajado la guardia ante tan grato refugio y consigue encañonar al guía que les ofrece un plato de comida.

“¡¿De dónde has sacado el reloj?!” Rick no obtiene respuesta y por ello no va a dejar de apuntar a quien se le ponga por delante. El grupo logra correr por la mayoría de las inmediaciones de Terminus: una especie de santuario con multitud de nombres y velas, un patio trasero con ¿restos humanos?, vagones con pasajeros que piden socorro… Pero son demasiados, se han metido en la jaula del lobo sin saberlo y les ha salido caro. El jefe, el arquero la samurái y el niño acaban metidos en un vagón como aquellos a los que su intento de huída oyeron gritar. Y pese a que las circunstancias no acompañen asistimos a uno de los momentos más esperados de la temporada: el reencuentro (casi) final. Gleen, Maggie, Sasha, Bob, Tara y nuestros tres amigos nuevos (Abraham, Eugene y Rosita) también están en el mismo vagón.

glenn

Un reencuentro que me sabe un poco agrio, por el momento en que se enmarca. Sin embargo, es Rick quien sabe sacar provecho de esta situación para volver ser ese líder que fue en la ya casi olvidada prisión. Un Rick que si bien antes le parecía suficiente cultivar pepinos y alimentar cerdos, ahora encabeza de nuevo a un grupo más unido que nunca con experiencia suficiente para poder acabar con todo Terminus. “Se están metiendo con la gente equivocada”.

En definitiva, capítulo con grandes momentos, y mejores recuerdos –aunque se me quedan fuera de juego Carol, Ty, Judith y la explicación de where’s Beth?-. Pero sobre todo, con la vuelta de Rick al que ya se le echaba demasiado de menos en unos capítulos que sólo aguardaban a su completa recuperación, a su vuelta al mando. El líder ha vuelto.

 ____________________________________________________________

Y así queridos lectores-fans de The Walking Dead es como llegamos al final de la temporada cuarta. Con mucho que esperar para una quinta temporada que va a tardar bastante en llegar. Se sospecha que la fecha de estreno puede estar en OCTUBRE DE 2014.

Para que esperéis aún con más ganas esa quinta temporada os dejo el primer cartel oficial que ya nevega por algunas páginas oficiales de la serie. Espero que os hayan agradado estas últimas reviews que una servidora ha hecho con mucha ilusión para aquellos que han tenido un huequito para pasearse por mis letras. ¡Nos vemos pronto con más reviews walkers! Aunque yo seguiré intentando dar que hablar en algún que otro artículo. ¡Sigue leyéndonos! :D

P.D.: Avisé por twitter que guardo una grata sorpresa para aquellos friki fans de series como yo. Una serie digna de tener un espacio en mis reviews, una mítica que ha llegado a su fin hace poco más de una semana… ¡Estad atentos!

Escrito por: Natalia Pérez Mas

Sígueme en @nattaliabreathe Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de Televisión y Actualidad. Muy seriéfila. "En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario."

Ver más posts


Más noticias