Inicio » Cocina » Quiche de pollo asado con cebolla caramelizada

Quiche de pollo asado con cebolla caramelizada

Quiche de pollo asado con cebolla caramelizada

Este verano tuve un día de inspiración y se me antojó hacer una quiche de pollo asado con cebolla caramelizada, un día había hecho crepes de eso y habían salido buenísimos, así que la quiche no podía salir mal…

Voy a intentar daros las cantidades lo más exactas posibles pero fue bastante a ojímetro así que, cuando la hagáis, tendréis que confiar un poco en vuestro instinto.

Ingredientes:

-Masa para quiche, en las tiendas se puede encontrar fresca o congelada y se llama pasta brisa o masa quebrada, también se puede hacer a mano, si lo queréis intentar, aquí tenéis una receta.

-200 gr de queso rallado (a mí el que más me gusta es el emmental).

-200 mL de nata líquida (¡ojo! que sea nata para cocinar, no nata para montar).

-4 huevos.

-Aproximadamente medio pollo asado pequeño deshuesado.

-2 cebollas.

-Azúcar.

-Sal y pimienta.

-Nuez moscada.

-Aceite.

 

Preparación:IMG_20140726_174826

Os recomiendo que lo primero que hagáis sea cortar la cebolla (en trocitos pequeños mejor) y la pongáis a pochar con un poco de aceite en una sartén. Lo ideal es ponerla a fuego bajo y tapando la sartén con una tapa para que se haga más rápido

Mientras se pocha la cebolla, podéis ir deshuesando el pollo, podéis aprovechar si el día antes habéis comido pollo asado y os ha sobrado o, directamente, comprarlo asado en cualquier sitio de pollos al ast o, en el mercadona también los venden, asados y envasados al vacío. Más o menos tendréis con la mitad del pollo (Consejo: si compráis el pollo específicamente para hacer la quiche, podéis deshuesarlo entero y congelar la otra mitad para otro día).

IMG_20140726_180743

Una vez deshuesado el pollo, le echáis un vistazo a la cebolla, a ver si ya está pochada (tiene que estar muy blandita, casi transparente) y sino la dejáis un poco más. Podéis aprovechar para encender el horno y precalentarlo a 180 grados. Luego, cogéis la masa de la quiche y forráis con ella un molde desmontable (lo ideal es uno como éste pero yo las he hecho en otros moldes desmontables de los lisos y lo único es que no te queda la formita ondulada de los bordes, pero por lo demás, es lo mismo). Pincháis con un tenedor un poco la base de la masa y lo metéis en el horno, para que la masa se empiece a hacer (si no hacéis este paso y directamente metéis la quiche con el relleno dentro del horno, “el culo” de la quiche se puede quedar un poco crudo).

Mezcla quiche

Mezcla quiche

 

A estas horas la cebolla seguro que ya está pochada así que le añadís 2 ó 3 cucharadas soperas de azúcar (cuanto más pongáis, más dulce quedará, así que esto va al gusto) y removéis a fuego lento, veréis como enseguida el azúcar se disuelve, lo dejáis a fuego muy bajo mientras que, en un bol, batís los 4 huevos, añadís los 200 ml de nata, sal, pimienta y nuez moscada al gusto y luego los 200 gr de queso rallado. A esta mezcla le añadís el pollo deshuesado y la cebolla caramelizada y lo removéis bien.

Sacáis la masa de la quiche del horno (¡acordaros de poneros unas manoplas o algo!) y le ponéis por encima el relleno y lo volvéis a meter al horno unos 20-30 minutos más (hasta que la parte de arriba del relleno esté doradita y se vea la masa del borde doradita también). Como yo tengo manías que mi horno no calienta igual de bien por arriba que por abajo, siempre coloco la quiche de medio para abajo del horno, para que no me quede la parte de abajo de la masa cruda y, además, así evito que se queme demasiado por encima.

IMG_20140726_182830

Y… ¡listo! Ya me contaréis, pero seguro que os chupáis los dedos :) (Eso sí, os tiene que gustar la mezcla de lo dulce con lo salado en las comidas, ¡sino no la hagáis!).

 

Escrito por: Cristina Serrano Martín

Redactora en ciencia, tecnología y medio ambiente

Ver más posts


Más noticias