Inicio » Opinión » Los fantasmas del número cinco » ¿Pueblo o ciudad?

¿Pueblo o ciudad?

¿Pueblo o ciudad?

Vengo de un pueblo que no sobrepasa los 7000 habitantes, y desde hace dos años, vivo en la ciudad de Madrid. A pesar de que no se me ha hecho difícil el cambio, y he sabido adaptarme, más o menos de buena manera, sigo notando las diferencias que existen entre pertenecer a una localidad que te recorres en veinte minutos y venir a una ciudad tan grande, donde todo está tan lejos a la vez que cerca.

Primero, tenemos el transporte. En el pueblo, voy a todos los sitios caminando, como es obvio. No es fácil perderse en un sitio tan pequeño. Sin embargo, es curioso el hecho de que allí solíamos quejarnos si nos teníamos que ir de punta a punta. Aquí no, cuando salgo, con amigos, o compañeros de piso, al saber que las distancias no se pueden medir igual que allí, callo, obedezco y camino, y camino y camino hasta que haya que dejar de caminar. Al principio costaba, pero con el tiempo, ya me he hecho una caminante nata. Sin embargo, la buena noticia es que con el transporte público, todo está muy bien comunicado, por lo que las distancias largas, dentro de la propia ciudad, son fáciles de salvar. Luego, está el tema de la playa. Siento a veces meterme tanto con los natales de Madrid por el hecho de que ellos no tengan, pero he de reconocer que sin playa, no es lo mismo. Tal vez sería la única pega capaz de ponerle a la ciudad, por el momento, pues no me han pasado cosas raras…creo. Pero allí, tengo la playa a apenas dos kilómetros, en bicicleta, no tardo ni media hora.

Por otro lado, tenemos las gentes. Este año he salido a la calle de muchas maneras estrafalarias que salvo un par de personas mayores, nadie ha notado raras. En el pueblo con que me hubiera visto una persona vestida de duende navideño un día cualquiera de invierno, ya se habría enterado toda la población. Es más fácil guardar un secreto en una ciudad. A nadie, por lo general, suele importarle a dónde vas, con quien vas y de qué manera vas. Y, por supuesto, la gran ventaja es la variedad de lugares a los que puedo salir de fiesta. En mi pequeña localidad, sólo me gustaba ir a un garito, y, de hecho, no estaba ni en mi pueblo, tenía que desplazarme al pueblo de al lado. Pero aquí las posibilidades se me abren de manera impresionante. Estoy segura de no conocer ni el 5% de sitio que, seguramente, me gustarían en Madrid para salir de fiesta.

Si tuviera que elegir por pura necesidad, como el pueblo no hay nada. Pero de algo estoy segura, Madrid es guay.

Escrito por: Kaleidoscopio Cinco

Veo la vida a través de fantasmas de colores, pero todos me persiguen. Retrato emocional-universitario.

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. Beatriz Díaz Martín dice:

    Madriz mola :P

  2. Un par de meses antes de irme a vivir a Madrid, en verano, mis amigas no paraban de cantarme esto: http://www.youtube.com/watch?v=KVjWTzVSCWg Pero estoy contigo, Madrid es guay :)