Inicio » Actualidad universitaria » El poder del pueblo en la Vía Catalana

El poder del pueblo en la Vía Catalana

por Laia Masdeu Ávila
via catalana
Gotas de agua golpean la ventana. Hoy Barcelona amanece con lluvia y pese a las previsiones que ya habían anunciado los medios de comunicación, coge con sorpresa a los organizadores de los actos conmemorativos de la Diada de Cataluña.
El Parc de Ciutadella, lugar donde se realiza uno de los principales eventos este 11 de setiembre, está repleto de gente impaciente que sostienen sus paraguas, y como no,  también banderas con la estelada. Aunque  se retrasa a causa de las condiciones meteorológicas, el público responde con ovaciones la entrada de personajes representativos como son Artur Mas y Oriol Junqueras, presidente de la Generalitat y de ERC respectivamente.
Aunque la gran novedad de ésta Diada es la Via Catalana, una  cadena humana organizada por l’Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) con un objetivo muy claro: la independencia.
Exactamente a las 17:14 (año en que las tropas de Felipe V se hicieron con Barcelona y anularon las instituciones catalanas) se ha iniciado el acto simbólico. Más de 400 km del litoral catalán cubierto por personas de todas las edades con camisetas amarillas, bandera en mano y con mucha ilusión por conseguir su meta. Mensajes, pancartas y cantos acompañaban a los protagonistas de la cadena humana.
Unos minutos más tarde, la fila que se podía observar en el centro de Barcelona se separaba y se dirigía masivamente a Plaza Cataluña. La marea amarilla donde no solo habían mensajes independentistas, sino también mensajes referentes a una mejora de la educación pública, ha empezado a desaparecer poco a poco.
La Vía Catalana, criticada por numerosos medios de comunicación y personalidades de actualidad, ha conseguido un éxito para nada relativo: que el mundo haga eco de la demanda que existe entre la sociedad catalana. El porcentaje de asistencia y otros temas más polémicos no deberían ser tan importantes, pues en los tiempos que corren la capacidad de cooperación de los participantes debería dar que pensar y, en vez de perder el tiempo con números insignificantes, aprender del poder real que tiene el pueblo para manifestarse frente a la difícil situación económica y política que está viviendo España.
Escrito por: uniactualidad

Ver más posts


Más noticias