Inicio » Actualidad universitaria » Madrid se rinde a los pies de Miles Kane

Madrid se rinde a los pies de Miles Kane

Hace dos años aterrizó en Madrid un artista que se postulaba como una de las grandes figuras del rock británico del momento. En esa ocasión acompañaba a su amigo Alex Turner en la gira de los Arctic Monkeys como telonero. Desde aquel momento, quien tuvo la oportunidad de verle en directo, se pudo dar cuenta de que estaba frente a un energético guitarrista que elevaba el nivel de la música inglesa.

DSC00188Por todo esto, las entradas de este jueves para su concierto en la sala Joy Eslava estaban agotadas semanas antes de la cita. Los asistentes esperaban un espectáculo que fuera difícil de olvidar, algo apoteósico que divinizara su último disco, Don’t Forget Who You Are, hasta los umbrales del rock. Y lo consiguió, él y su banda mezclaron momentos de no parar con guitarreos apoyados con un público vibrante.

Tras los teloneros Pull My Strings, la espera se hizo larga, pero en cuanto Oasis apareció en la sala, todo cambió por completo. Miles Kane y su banda aparecieron como algo superior con sus fans a los pies. You’re Gonna get it comenzó a sonar y un ambiente rockero parecía imponerse en la noche madrileña. Después sucedieron grandes temas como Taking Over Rearrange que provocó una extrema locura y empujones entre los asistentes.

El concierto seguía como lo previsto, un público entregado al cien por cien al nuevo rey del rock británico actual. Uno de los mejores momentos de la noche estaba aún por ocurrir. Give Up se mezcló con una versión de Sympathy for the Devil de los Rolling Stones que provocaba coros estimulantes en toda la sala madrileña. Los siguientes temas se entrelazaban entre los dos trabajos que Kane tiene en solitario (My Fantasy, Tonight Inhaler) con un éxtasis que caldeaba el ambiente hasta puntos extraordinarios.

DSC00159Después de alguna balada que se entremezcló entre las melodías británicas de Miles Kane, el punto fuerte de la noche llegó cuando su himno sonó en el escenario. Don’t Forget Who You Are desató los saltos y las manos en el aire de los asistentes, todo lleno de coros significante de una gran velada. Los bises no podían ser menos, con un acústico extraordinario de Colour of the Trap y con un impresionante Come Closer culminaba una noche apoteósica de rock y desenfreno trasladado al escenario de la Joy Eslava.

Algo menos de una hora y media pudo confirmó lo que todo el mundo esperaba del nuevo genio de la música británica, un gran concierto con melodías rockeras de antaño que no dejaron ni un momento de relajación a todo aquel que tuvo la oportunidad de asistir a esta extraordinaria actuación.

Escrito por: Daniel Conti

Ver más posts


Más noticias