Inicio » Actualidad universitaria » Los dinosaurios vuelven a la pantalla grande

Los dinosaurios vuelven a la pantalla grande

Los dinosaurios vuelven a la pantalla grande

Tras 22 años de paciente espera, que se dice pronto, la esencia de Jurassic Park vuelve a los cines de la mano de Colin Trevorrow. Dinosaurios gigantes ocupan nuestros cines, y no nos engañemos, la mayoría de fans entre los que me incluyo, hemos dado las GRACIAS primero por no ser una mera secuela y segundo, porque hemos vuelto a vivir esta sensación y fascinación naif por estos seres prehistóricos que nos hicieron sentir muy insignificantes cuando rondábamos, como es mi caso, los 10 años en 1993.

Ese fue el año en el que muchos padres llevaron a sus hijos al cine a ver lo que fue un hito en la historia del séptimo arte en cuanto a efectos especiales se refiere. Jurassic Park, una película para todos los públicos que mi padre me llevó a ver, no porque yo se lo pidiera desde mi inocente burbuja de los 9 años, sino porque al él le maravillaba todo lo relacionado con animales pequeños, grandes, extintos y no extintos y que no nos engañemos tuvo una muy buena campaña de marketing. Por eso decía que fueron padres los que nos acompañon al cine (¿o acompañé yo a mi padre?…ahora dudo) y no madres que supongo que en su mayoría como la mía siempre los ha tachado de “bichos feos” pero hay que perdonárselo.

Jurassic World ha conseguido refrescar esa sensación de nervios, adrenalina y efecto boca abierta que se resume en ¡cómo molan las peleas de estos bichos cuanto más grandes y carnívoros mejor! con su argumento y moraleja incluidos, pero esta vez sin mi pesadilla nocturna con el Dilophosaurus conocido como el auténtico héroe que escupe veneno en la cara del traidor Dennis Nedry.

La moraleja es la de siempre, el ser humano con su intrínseco aire de grandeza, se empeña, pero al final nunca puede, en controlar la naturaleza y convertirla en un circo para el ocio y disfrute del humano pequeño, débil y apeteciblemente blandito que cae en la trampa del poderoso Don Dinero. Menos mal que los personajes no habían visto la peli original y no han aprendido la lección porque de esta manera no la habrían liado tan parta y no podríamos haber disfrutado tanto de la aparición estelar de ese T.Rex que aparece poco tiempo pero logra ganarse así todo el protagonismo que se merece.

En resumen una película disfrutable desde el minuto uno, con protagonistas carismáticos, detalles increíbles literalmente hablando pero que no te importan ni lo mas mínimo y numerosos guiños a la original que nunca me cansaré de ver a pesar de que no aparecen triceratops bebés con los que niños y niñas (vale, y adultos) mueren de amor en esta última cinta.

Escrito por: Ana Riolobos Pérez

Ver más posts


Más noticias