Inicio » Actualidad universitaria » La rabia y su devastación

La rabia y su devastación

Sentirse rabioso es algo muy normal, y más en estos días tan oscuros que corren. La gente siente rabia hacia el sistema, que nos ahoga y nos esclaviza bajo su férreo yugo. Sentimos rabia hacia nuestros propios congéneres humanos que gobiernan este sistema y garantizan su funcionamiento día tras día. Sentimos rabia, y no sabemos en qué volcarla. Estamos en un sistema completamente diseñado para que no haya lugar a queja, o que, por si acaso si la hay, no podamos obtener ningún tipo de respuesta. Es por eso por lo que me inquieta esta tranquilidad. Los estudiantes universitarios deberíamos estar muy, pero que muy cabreados con la que se nos viene encima, y yo solo veo calma. Una calma oscura y un conformismo que apestan a nuevos planes y a una acción menos pacífica. Estamos hartos de levantar las manos, gritando que no tenemos más armas que nuestros libros y no recibir más que silencio por parte de los que gobiernan la cúpula de este país. Estamos hartos de cumplir cada vez unas expectativas más altas con menos medios para poder hacerlo, y encima Wert ha decidido echarse atrás con las becas de Erasmus, pero sigue adelante con sus medidas descabelladas para la educación. La pregunta que ronda mi cabeza a todas horas, es ¿por qué cojones eso sí, y lo otro no?, y supongo que la respuesta es bastante clara, conflicto de intereses. A Wert no le interesaba para nada quedar como un capullo ante la Unión europea y el comisario de educación. Sin embargo, la reacción de los universitarios con beca de Erasmus ha sido fascinante, propia de una investigación. En apenas 24 horas se ha formado una revuelta a un nivel internacional que ha causado un efecto devastador en la política de Wert.Es lo que tiene la rabia, que causa ese tipo de efectos de manera inmediata. Es por eso por lo que estoy sorprendida con los universitarios en general. Esperaba un movimiento más decidido tras el paso atrás que ha dado Wert,casi como el momento perfecto para contraatacar. Por supuesto, hay que contar con la huelga general convocada para el miércoles 20 de Noviembre donde los estudiantes volverán a salir a la calle a protestar el mismo día que se finaliza la tramitación de la Lomce en el Senado. Esta huelga tiene toda la pinta de ser secundada por una gran mayoría de estudiantes, desde el sindicato se hace un llamamiento a los padres, a las organizaciones del profesorado y a la CEAPA a hacer una paralización del sistema educativo durante 72 horas para obligar a Wert a retractarse frente a la formalización de la Lomce.

Sea como sea, la marea verde vuelve a las calles. Y la rabia es algo que va casi de la mano con todo este tipo de situaciones. Esperemos que todos sepamos controlarla.

Escrito por: May Ramírez Alonso

Ver más posts


Más noticias