Inicio » Cultura » Cine » La intolerancia venezolana llega a San Sebastián de la mano de “Pelo malo”

La intolerancia venezolana llega a San Sebastián de la mano de “Pelo malo”

pelomalo  

País: Venezuela, Perú, Alemania

  Director: Mariana Rondón

  Género: Drama

  Reparto: Samuel Lange, Samantha Castillo

 

Sinópsis: Junior, un niño de 9 años y el “pelo malo” quiere alisarse el pelo para la foto de su escuela y así parecerse a un cantante de moda, lo que crea un enfrentamiento con su madre Marta. Mientras Junior busca verse bello para que su mamá lo quiera, ella lo rechaza cada vez más. Finalmente, él se verá obligado a tomar una dolorosa decisión.

La tercera película de la cineasta y artista plástica Mariana Rondón aterriza con gran fuerza en el Festival de cine de San Sebastián con una calurosa acogida por parte del público. Vimos llegar al “pelo malo” (Samuel Lange) y a esa fría madre (Samantha Castillo) de la película el pasado viernes en la alfombra roja del Festival y me atrevería a decir que se llevaron todos los aplausos y felicitaciones posibles. Sin duda, esta película ha llegado al alma a muchos espectadores.

Es una película que nos acerca a una realidad, no muy diferente para nosotros, pero si diferente sobre cómo se vive y se sufre la homofobia en América Latina, en el caso de esta película, Venezuela.

El desprecio de una madre hacia su hijo, un niño de 9 años, cuya aspiración en la vida es convertirse en un cantante (le gusta bailar, cantar…) y siente especial debilidad por su pelo rizado, al que cepilla constantemente y se echa todo tipo de potingues para alisarlo.images

Una mujer viuda, que vive con sus dos hijos: el protagonista de la película, Junior y “Bebé”, que físicamente podemos dar por hecho que son hermanos de distinto padre; Marta, la madre, acaba de perder su empleo de vigilante nocturno  por “algo” que ocurrió en Carnaval y que está involucrado su hijo mayor, pero que nunca sabremos lo que ocurrió.

pelo-malo.520.360

Una madre desesperada que hasta llega a plantearse darle a uno de sus hijos a su suegra a cambio de dinero y que siente un profundo rechazo por su hijo, por su aparente tendencia sexual. Un niño ingenuo, inocente que lo único que quiere es hacerse la foto del colegio vestido de cantante con el pelo liso y que sufre el desprecio de su madre, la cual evita todo tipo de acercamiento y roce con él. Junior quiere hacerse ver, hacerne notar, marcar su territorio en una casa en la que es una especie de desconocido y sobre todo quiere la atención de su madre a la que le reivindica ferozmente cuando subido a una silla le grita: “En esta casa todos miran, mira el bebé, miro yo… ahora te toca mirar a ti. Mírame, tengo el pelo liso y estoy cantando…”.

El espectador será testigo de lo que puede ser una escena de lo más dura y desagradable, el momento en que madre e hijo se declaran su odio mutuo.

pic.aspx

La película cuenta con una sutil e impactante fotografía, que retratará una Venezuela pobre, caótica y ruidosa; una interpretación sublime de los dos personajes principales, destacando también la actuación de una niñita regordeta y simpática, la amiga y vecina de Junior, que lucha por convertirse en Miss Universo.

Encuentro una pega en cuanto al idioma, y es que es un acento demasiado cerrado y sin subtítulos resulta difícil de seguir en muchos momentos y otra pega sería que el tema, como ya venía diciendo al principio, no nos resulta desconocido pero quizá no logremos entender del todo la profundidad del dilema planteado en países como Venezuela.

Como dato curioso y que provocó carcajadas en la sala del Kursaal fue el momento en que aparece el nombre de la Productora: Sudaca Films, un nombre de lo más peculiar y que para nosotros es un término despectivo.

Lo mejor: los títulos de crédito donde por fin vemos a Junior vestido de cantante y con el pelo liso cantando y bailando “Mi limón, mi limonero” de Palito Ortega, canción pegadiza y que a más de uno nos ha provocado dolor de cabeza, ya que siempre encontramos a alguien caminar por la ciudad cantándola.

En definitiva, una película con un trasfondo abrumador pero que está llevada con una gran sutileza, que puede provocar en ciertos momentos risas y que te deja con buen sabor de boca.

Una sorpresa grata y que después de ver el éxito que está consiguiendo en San Sebastían, estoy segura que dará de que hablar.

         IMG_1681         IMG_1680
Los actores y la directora acudieron a la proyección de la película en San Sebastián

Escrito por: Gabriela Galarza Sueiro

Estudiante de periodismo en la UCM. Cinéfila. Libros, fotografía. Al que juzgue mi camino le presto mis zapatos.

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. […] película venezolana Pelo malo de Mariana Rondón se alza con la Concha de Oro en la 61 edición del Festival de San Sebastián, la […]