Inicio » Cultura » Izal en la Riviera: La primera de muchas otras

Izal en la Riviera: La primera de muchas otras

Izal en la Riviera: La primera de muchas otras

Un par de proyectores dibujaban dos relojes, que con una cuenta atrás indicaba el tiempo que faltaba para que se iniciara el concierto. Cuando llegaron los segundos finales, la gente que abarrotaba la Sala Riviera de Madrid se animó a corearlos, se respiraba que iba a ser una gran noche. Era el turno de IZAL.

ConciertoIzal07022014_052Y salen los chicos de IZAL tirando de ironía y empezando el concierto con una canción llamada Despedida. Parecían sorprendidos, pero no se dejaron intimidar por el público agradecido porque el grupo estaba decidido a dejarse el tipo en aquel concierto a orillas del Manzanares.

Mikel Izal (voz, guitarra y ukelele), Alejandro Jordá (batería), Iván Mella (teclado, sintetizadores ), Alberto Pérez (guitarra) y Emanuele Pérez (bajo y coros) se esforzaron durante más de dos horas para interpretar prácticamente su discografía completa, desde “Magia y efectos Especiales” (2011) a su nuevo y esperado disco “Agujeros de Gusano” (2013), incluso tocaron canciones de su primer EP, Teletransporte.

Durante el concierto transcurrieron momentos especiales e íntimos entre el público y la banda, cuando por ejemplo regalaron botes de confeti para que fueran disparados durante el famoso “Qué bien” emulando así la famosa Plaza del Trigo en Aranda del Duero, un espacio sin duda bonito para el grupo porque fue donde se disparó su popularidad. Mikel se atrevió incluso a imitar al grandioso Freddie Mercury interactuando con el público durante la canción “Ockham”, el resultado fue el cantante subido a una barra de bar de los laterales de la sala y la gente enloquecida y feliz. También aparecieron amigos del grupo para hacer la noche si cabe más especial como Iván Caballero a los vientos.

El salto de pasar de pequeñas salas a una de gran formato no les dio vértigo y sin duda se hizo palpable la energía y felicidad que desprendían los chicos para contagiar al público sonrisas y movimiento (durante “El extraño regalo”  y “La mujer de verde”  lo raro fue no ver huesos fracturados de lo frenético de los bailes que había).

Sin duda IZAL sabe lo que hace y el público le dio una gran ovación merecida, un público variado y diverso que estaba unido por el gusto por la música izalera y que se quedó con ganas de más cuando se fueron con un “por nosotros nos quedábamos tocando toda la noche” a lo que el público respondió con un gran aplauso que podría traducirse en “Nos vemos pronto”.

ConciertoIzal07022014_071

Enhanced by Zemanta
Escrito por: Daniel Conti

Ver más posts


Más noticias