Inicio » Features » Ingress: La vida hecha videojuego

Ingress: La vida hecha videojuego

Ingress: La vida hecha videojuego

¿Alguna vez habéis deseado vivir dentro de un videojuego? Tener un inventario, subir de nivel… Pues ese juego existe, y su plataforma es una “consola” que seguramente la mayoría de vosotros tenéis ahora mismo muy muy cerca: Vuestro smartphone.

El concepto es sencillo. Dos equipos: El azul, La Resistencia (The Resistance) y el verde, los Iluminados (The Enlightened). Según el argumento, unos físicos de CERN descubrieron que en la Tierra hay una energía llamada  Materia Exótica (XM: Exotic Matter) asociada con una raza alienígena llamada The Shapers. Los Iluminados quieren utilizar esta energía para el avance de la humanidad ya que creen que The Shapers nos la han otorgado para ese fin, mientras que la Resistencia quiere proteger a la humanidad del supuesto ataque para que la Tierra siga como hasta ahora. De forma coloquial, a la Resistencia se les suele llamar “pitufos” y a los Iluminados se les suele llamar “ranas” o “sapos”. Nada más entrar en el juego, eliges un bando u otro. No hay uno bueno o uno malo, ya que después el argumento termina siendo lo de menos.

Tu objetivo como “agente” del bando que seas es controlar portales, destruir los que pertenezcan al enemigo para conquistarlos y hackear todos, tanto los tuyos como los del contrario, para conseguir materiales y objetos útiles para atacar y defender portales. Estos portales están situados en lugares estratégicos: monumentos, pinturas urbanas, lugares de reunión, edificios públicos… Y, gracias al GPS de tu móvil y al mapa que aparece (también llamado Scanner dentro del juego), puedes ver los portales, acercarte a ellos e interactuar con ellos. Los portales pueden aparecer en el color de tu bando (rojo o verde) o gris, que quiere decir que es neutral y que no ha sido controlado con resonadores por ningún equipo. Cuando atacas o utilizas objetos, sueles perder XM, y para recuperarlo puedes caminar para recoger el que haya a tu alrededor o bien utilizar algún objeto o destruirlo para obtenerlo. Además de capturar los portales, también puedes linkar los de tu mismo quipo y crear campos de control (Control Fields) al unir tres en triángulo.

Realizando todas estas acciones, se obtiene AP (Access Points), que serían puntos de experiencia que te hacen subir de nivel como agente y podrás utilizar objetos más poderosos. Para subir de nivel más rápidamente, también se puede asistir a eventos o quedadas o realizar misiones creadas por los mismos usuarios gracias a las cuales, además de jugar y subir de nivel, también puedes descubrir monumentos o lugares que no sabías que existían incluso en tu propia ciudad. También puedes ganar diferentes logros ya sea por hackear, destruir, proteger o linkar un número determinado de portales o caminar cierta distancia con la aplicación activada.

En definitiva, Ingress es un juego muy adictivo y entretenido que te invitará a salir a conocer lugares o simplemente a pasear estando mucho más atento del entorno que te rodea. La comunidad mundial de este juego es enorme y te parecerá mentira la cantidad de gente que lo juega vayas donde vayas. Quién sabe, quizás vivas al lado de un portal y no lo sepas…

Escrito por: Beatriz Díaz Martín

Beatríz Díaz Martín Estudiante de Filología Inglesa (AKA Estudios Ingleses) en la UCM. Idealista, feminista, soñadora y "grammar nazi" en ratos libres. Amante de la música, los videojuegos, la escritura, la informática y los idiomas. “So much to do in one life time…” e-mail: b.diazmartín@uniactualidad.es

Ver más posts


Más noticias