Inicio » Opinión » Los fantasmas del número cinco » El estudiante zombie.

El estudiante zombie.

El estudiante zombie.

Estamos en todas partes, y no siempre somos socialmente visibles. Podemos ser tu mejor amigo, tu primo o ese compañero de clase que tan mal te cae. Poblamos las aulas, tanto por la mañana como por la tarde, aunque a veces es difícil reconocernos. Los que van a clases por la mañana es posible que falten más de un día a clase, como mínimo, a la primera hora. Podemos trabajar de cualquier cosa y, como tú, y como todos, tenemos nuestros sueños y nuestras metas. Nuestra capacidad de concentración se suele mermar en ocasiones, pero seguimos hacia adelante, a pesar de nuestra condición. Algunos están más cuerdos y otros, un poco menos, pero los hay que pueden llegar a volverse completamente locos. No todos terminan la carrera, pero hacemos lo posible por ello. Unos se medican, y otros ni si quiera han ido a contar su problema al médico.

No es fácil reconocernos a menos que nosotros nos mostremos, por lo general, somos como todos los demás. Comemos, nos vestimos y hacemos vida social. Somos de todo tipo de personalidades y estamos en todos los ámbitos de la vida, y poblamos la universidad de igual manera que el resto de los estudiantes. Unos se esfuerzan más que otros, pero eso varía según las expectativas y las ganas de unos y otros, y no por nuestra condición. Puede darnos problemas de salud, pero por lo general sólo estamos un poco más ‘atontados’ que el resto de los estudiantes. No conozco ningún grupo en concreto que se haya reunido por este caso en común, pero es posible que este problema haya generado amistades. Al fin y al cabo, no afecta en las relaciones sociales a menos que te esté volviendo loco.

Sí, somos todos esos estudiantes que padecen insomnio. A veces se nos pueden cruzar los cables, pero por lo general, somos tranquilos.

Escrito por: Kaleidoscopio Cinco

Veo la vida a través de fantasmas de colores, pero todos me persiguen. Retrato emocional-universitario.

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. A algunos el insomnio era por irresponsables, no porque no pudiésemos dormir sino porque lo dejábamos (o dejamos) todo para última hora. Los últimos días antes de la entrega de mi proyecto fin de carrera el café se hacía por litros en mi casa pero es que la media de horas dormidas igual era de dos o tres (y no porque no tuviese -o tuviéramos- sueño). :D