Inicio » Actualidad universitaria » De tal padre, tal hijo

De tal padre, tal hijo

de-tal-padre-tal-hijo-13756Género: Drama

Nacionalidad: Japón

Director: Hirokazu Kore-eda

Reparto: Jun Kunimura, Machiko Ono, Masaharu Fukuyama, Yôko Maki

 

De tal padre, tal hijo es la nueva película del director japonés Hirokazu Kore-eda, que tras el éxito obtendio en el Festival de Cannes y en el de San Sebastián, llega a nuestros cines. De-tal-padre-tal-hijo-3

Un drama donde se plantea un profundo dilema moral: ¿Qué harías si descubrieses que el que crees que es tu hijo…no es tu hijo biológico? y ¿Hasta que punto es lícita la posesión y control  de un niño que no resulta ser tu hijo biológico? Kore-eda nos regala una maravillosa película repleta de pequeños detalles llenos de sutileza, característico del cine oriental, que conseguirá atrapar y conmover al espectador de principio a fin.  bañera

Ryota (Masaharu Fukuyama) es un brillante ingeniero que forma una familia de postal con su abnegada esposa Midori (Machiko Ono) y el pequeño Keita (Keita Ninomiya). Un día, una llamada del Hospital tambalea toda su vida: Por un error del personal médico años atrás, su bebé fue intercambiado en la Maternidad. Vamos, que su hijo no es su hijo, sino que vive con Yukari (Yoko Maki) y Yudai (Lily Franky) una familia mucho más modesta, y con unas costumbres en las antípodas de las suyas.

de-tal-padre-tal-hijo-imagen-4

El contrapunto de dos familias totalmente diferentes: la primera, cuya cabeza de familia es Ryota, un exitoso ingeniero, un hombre que aparentemente ha alcanzado todas sus aspiracones y todas sus metas profesional y personalmente. Tiene un importante cargo en su trabajo, tiene una gran casa y un bonito coche y tiene una familia formada por su fiel esposa Midori y su hijo de 6 años Keita. Para Ryota lo más importante es la disciplina y es lo que le enseña a su hijo bajo la coletilla “si pierdes un día, tardas tres en recuperarlo”. En cambio, la segunda familia integrada por Yukari y Yudai, es una familia humilde, donde reina la felicidad.Yukari no ha alcanzado el éxito en su vida profesional, no tiene un alto cargo, es dependiente de una tienda. sin embargo, es un padre querido y alegre que enseñará a sus hijos a ser felices en la vida sin la necesidad del dinero.

Pero ya no solo son las diferencias culturales y económicas de las familias, sino también las distintas reacciones que han manifestado tras conocer la noticia. Aquí es donde se plantea otro importante dilema: ¿Los lazos de sangres son más importantes que el hecho de criar a un niño como si fuera tu propio hijo duante 6 años? Todos coincidarán excepto Ryota, que vivirá atormentado hasta que se de cuenta que lo más importante es el amor que siente hacia su “hijo”, un niño que no es de su sangre y que físicamente no se parece ni se parecerá a él, pero apesar de todo es su hijo.

 

Escrito por: Gabriela Galarza Sueiro

Estudiante de periodismo en la UCM. Cinéfila. Libros, fotografía. Al que juzgue mi camino le presto mis zapatos.

Ver más posts


Más noticias