Inicio » Cultura » Cyan se mete al público madrileño en el bolsillo

Cyan se mete al público madrileño en el bolsillo

Cyan se mete al público madrileño en el bolsillo

Después de unos pocos meses, Cyan volvía a la capital para seguir promocionando su último disco, Delapso. Muchas ganas de ver a la banda catalana, ya que consiguieron llenar la sala El Sol, y sobretodo, hacer que todo el mundo, en mayor o menor medida, se moviera. Aunque los problemas técnicos fueran los principales protagonistas del concierto, al final se hicieron con el protagonismo Javi Fernández, Jordi Navarro, Gorka Dresbaj y Sebastian Limongi.

Abrían las puertas a las 22:00, pero ya a las 2IMG_20131219_223314 1:45 había una cola considerable y se veía que podría haber lleno. Cuando todo el mundo estaba cogiendo sitio, y a eso de las 22:30 ya, salió Ana Muñoz, una chica rubia con una guitarra, y no aportó nada de otro mundo. Y no es que lo hiciera mal, es que su música ya está muy repetida entre los cantautores del panorama nacional. Eso sí, dijo que no le daría a demostrar ser una chica simpática e ingeniosa y menos en la media hora que tenía, pero es difícil no pensar eso cuando te lo dice alguien con una voz tan dulce. Se atrevió con una canción de Cyan incluso, que estuvo coreada por el público, demostrando las ganas que había de ver a la banda a la que Ana teloneaba.

Y ya a las 23:00 salieron Cyan. La banda catalana venía de nuevo a Madrid a continuar con la gira de su nuevo disco, el cual ha conseguido una buena crítica. Se trata del tercer disco de la banda y que posiblemente les sirva para dar el salto ya para la fama en el apartado nacional, aunque este verano ya consiguieron un “bolo” en el festival de Burriana, Arenal Sound.

IMG_20131219_234808

Pero vayamos más a lo que es el concierto. Comenzaron con una base instrumental durante un par de minutos, hasta que apareció Javier para cantar. Ahí se vio el problema que se alargaría durante al menos 15 minutos: los problemas técnicos. Pero a los barceloneses les dio igual e hicieron su trabajo, eso sí, en alguna canción con el técnico desonido “sobando” a Javier mientras él no hacía caso de los arreglos que podría estar haciendo. Nadie se salvaba de moverse al escuchar sus canciones, y menos con Philippe Petit, Te Deslizas, Turistas Heridos, Aquitania o cualquiera que puedas imaginarte; y digo eso porque se atrevieron a versionar incluso a Camarón.

Quizás el momento más interesante fue en los momentos antes de Síndrome de París, donde un Javier sentado en el piano, contando al público de qué se trataba la “enfermedad” que daba título a la canción. Se podría decir que salvo esta canción, las demás fueron coreadas por el público y en algunos momentos de fallo técnico el público ayudaba a que el ambiente no decayera. Y una curiosidad fue que en  ningún momento no pidieron palmas del público para acompañar a su música, cosa que no suelen hacer muchos de los grupos que uno pueda ir a ver.

Escrito por: uniactualidad

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. Utterly pent articles, Really loved studying.