Inicio » Features » Cuento de la niña gorda

Cuento de la niña gorda

Cuento de la niña gorda

Decían de Lucía que su nombre le iba como anillo al dedo. Su media melena rubia, sus ojos grandes y azules y la dulzura que manifestaba con cada  movimiento le recordaba a casi cualquier persona a una estrella con luz propia.

Pese a poseer ese nombre, sus compañeros de clase la llamaban niña gorda. Y en efecto, está gorda, pero sólo en invierno. Algunas veces también en otoño y primavera. Pero sobre todo en invierno, en los días en los que el frío mordía las mejillas. De hecho, era la más gorda de la escuela y de su barrio.

Al entrar en clase jamás la llamaban por su nombre, aunque se lo sabían. Siempre la llamaban la niña gorda. En ocasiones, se lo decían repetidas veces. Otras, sólo una vez. Y cuando la crueldad alcanzaba su cota más alta, varios compañeros suyos le repetían lo que ella ya sabía “Eres la más gorda de la escuela y del barrio”

Lucía, al final, acababa llorando. Cuando llegaba a casa se miraba al espejo y mientras se secaba las lágrimas, se quitó la bufanda. Y el jersey que le hizo su abuela. Y el jersey que le regaló su madre por su séptimo cumpleaños. Y su camiseta favorita. Y su camiseta roja. Y su vieja camiseta gris. Y su camiseta blanca blanca que temía manchar. Y los calcetines gordos. Y los calcetines de repuesto. Y los calcetines de más repuesto. Y los pantalones de pana. Y las medias que le picaban los muslos. Y las medias finas. Y finalmente, los guantes.

Y Lucía se convirtió en la niña más delgada de la escuela y del barrio.

Escrito por: Estíbaliz García Huete

Periodista como profesión, escribir como pasión.

Ver más posts


Más noticias