Consejos prácticos de ahorro

Cuando uno vive solo y más aún si es el primer año, se tiene que espabilar con la compra, la cocina y también con la administración del dinero y las facturas. El tiempo y la práctica será quién nos enseñe todo eso pero como abuela cebolleta que pasó de los 18 a los 25 años en pisos por Madrid y como ambientóloga convencida de que el ahorro no es sólo bueno para nuestro bolsillo sino también para nuestro medio ambiente aquí os dejo algunos consejillos que quizá os sean útiles.

Climatización

-En verano si hace mucho calor (suele pasar en los exámenes de junio y recuperaciones de septiembre) hay que cerrar ventanas, persianas y cortinas durante el día para que no se caliente en exceso la casa y abrir por la noche cuando corre algo de aire (¡si hay suerte!). Si uno tiene aire acondicionado, no hay que ponerlo demasiado frío, tenemos que tener paciencia y ajustarlo a unos 25 ºC y cerrar siempre bien todas las puertas y ventanas.

-En invierno es al revés, de noche y por la mañana temprano que es cuando hace más frío, es cuando tenemos que tener las ventanas, persianas y cortinas bien cerradas para evitar pérdidas de calor. Las casas hay que ventilarlas pero con hacerlo unos 10 minutos al día basta y, mientras lo hacemos, hay que tener la calefacción apagada. Igual que con el aire acondicionado, no tenemos que pasarnos con la temperatura, con tenerlo a 19 o 20 ºC basta (no es necesario ir en manga corta por casa en invierno ni taparse en verano). Las mantitas en el sofá y el edredón en la cama serán buenos amigos nuestros en invierno :)

Electricidad

-Aunque generalmente nos vamos a vivir a pisos amueblados y con todo apunto para entrar a vivir a veces tenemos que comprar cosillas y algo bastante habitual es una lamparita de escritorio. Cuando lo hagamos tenemos que intentar comprarla con luces de bajo consumo o led y la diferencia de precio con las convencionales es mínima o no la hay.

-Cuando se funden bombillas en el piso, también debemos intentar cambiarlas por otras de bajo consumo, aunque las bombillas de bajo consumo suelen ser un pelin más caras que las de toda la vida, ¡el ahorro es muy grande! Se calcula que las bombillas de bajo consumo consumen un 80% menos que las de siempre, en una bombilla sola no se nota demasiado pero si en todas las de la casa… ¡la diferencia se nota!

-¡Apaga las luces! Apaga las luces de las habitaciones en las que no estés y con ellas, todos los aparatos eléctricos. La TV, el ordenador, el equipo de música… no los apagues con el mando o los dejes en modo suspensión, apágalos con el botón o con la función apagar o… más fácil aún, ten regletas con interruptor y, cuando salgas de una estancia, apaga la regleta y listo. Se supone que el modo stand by de los aparatos eléctricos (el pilotito rojo de la TV y similares) supone entre un 5 y un 10% de la energía consumida en los hogares. ¿A que todos habéis oído que si se sale poco tiempo de una habitación es mejor dejar la luz encendida que encender y apagar? Bien, pues aunque la respuesta exacta es complicada y varía en función del tipo de bombilla utilizada, podéis ver aquí, aquí y aquí, como es conveniente apagar la luz siempre que salgamos de una habitación aunque volvamos al cabo de poco tiempo. ¡Ah! Y limpiar las bombillas de vez en cuando no viene mal, quitaremos la capa de polvo y veremos mejor :)

-Cuando utilicemos la lavadora, hay que tener dos cosas en cuenta, utilizarla sólo cuando esté llena y con agua fría (esto también nos sirve para el lavavajillas). El 90% de la energía que gasta la lavadora proviene del calentamiento del agua.

-El frigo es otra fuente de pérdida o gasto de electricidad, ¿cuántas veces abrimos y cerramos la nevera sin coger nada? Pues eso, antes de abrir hay que pensar lo que tenemos que coger y tenemos que evitar tenerla abierta mucho rato. Cuando la nevera o el congelador tengan mucho hielo, tendremos que descongelarlo para que así enfríen mejor y sean más eficientes.

-Y… siguiendo con los aparatitos, llega la plancha. La plancha consume un montón de energía y tenemos que evitar su uso al máximo (lo cual no nos importa, ¿verdad?) pero si no queremos ir a la moda de la ropa arrugada, podemos seguir alguna pauta: tender la ropa nada más que acabe la lavadora, cuando la tendamos, no hay que hacerlo de cualquier manera sino estirando bien la ropa e intentando poner las pinzas en las costuras para que no nos queden marcas y, si hace falta, utilizar perchas para tender camisas y otras cosas que pueden quedar así más estiradas. Otro truquillo para evitar la plancha es aprovechar el vapor de agua de la ducha para “planchar”: es tan sencillo como colgar la camisa, chaqueta o vestido que tengamos arrugado, bien estiradito y abotonado en una percha y colgar esa percha de la barra de ducha o cualquier otro lado que nos vaya bien y, cuando nos duchemos, el vapor de agua del agua caliente llenará el baño (especialmente si es invierno) y nuestras prendas arrugadas se acabarán estirando (eso sí, tenemos que tener el baño con las puertas y ventanas bien cerradas para evitar que se pierda el mínimo de vapor posible).

Reciclaje

-Seguro que todos habéis oído hablar de la regla de las 3 R’s: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Esta regla nos indica que lo mejor es reducir el consumo de materias y la verdad es que hoy en día es difícil porque todo viene requeteenvasado pero tenemos que intentar comprar productos que lleven el mínimo de envases, comprar a granel si podemos y llevar nuestros propios envases y bolsas cuando vayamos a comprar. Cuando hemos comprado ya y tenemos un montón de residuos, principalmente envases, de lo que hemos consumido y muchos de ellos se pueden reutilizar, sólo hay que echarle imaginación y… si os falta, podéis mirar ésta y ésta página. Cuando ya hemos aprovechado todo lo que podíamos, finalmente nos toca reciclar y sí, ya sabemos que en los pisos de estudiantes el debate para bajar la basura es constante y, si a la basura le sumamos la bolsa de reciclaje de papel, la de vidrio y la de plásticos, peor que peor, ¡pero al final todo es acostumbrarse!

Agua

Agua-¡Cierra los grifos! Esto nos puede parecer obvio pero a veces por despistes dejamos los grifos mal cerrados soltando gotitas y, al cabo del año, puede suponer un consumo de agua importante. También hay que cerrar los grifos mientras nos estamos cepillando los dientes o mientras nos enjabonamos y así ahorramos agua (y gas o electricidad o lo que usemos para calentar el agua).

-A veces el vecino se nos queja de que tiene goteras y entonces tenemos que llamar a los caseros o a la aseguradora del piso para que lo arreglen pero hay veces que tenemos otro tipo de fugas, como que el WC pierda un poquito de agua y no le damos demasiada importancia. En esos casos, también tenemos que avisar para que nos lo arreglen. luz para calentarla).

-Hay que evitar la costumbre de tirar todo por el váter y luego tirar de la cadena (pelos cuando te desenredas la melena, papel, algodones tras desmaquillarse, etc.), todo eso a la basura (además, nos ayudará a evitar atascos) pero, además, si nuestro WC tiene doble descarga, tenemos que evitar vaciar la cisterna entera cada vez que vayamos al baño, sólo si es necesario.

Bueno, por ahora, ahí os dejamos esos consejillos de ahorro y… si tenéis otros, ¡los podéis compartir con nosotros y nuestros lectores!

Escrito por: Cristina Serrano Martín

Redactora en ciencia, tecnología y medio ambiente

Ver más posts


Más noticias

Comentarios (0)

  1. Ho dice:

    Más y mejores consejos en: http://cadenaverde.tk/