Inicio » Opinión » Los fantasmas del número cinco » Acumulando puntos.

Acumulando puntos.

Acumulando puntos.

Hacer la maleta es todo un arte. Y cuando me refiero a que es todo un arte, es exactamente lo que pretendo decir. Viva la redundancia. Y para colmo, esa habilidad que proviene de otra dimensión espacio-temporal que se cuela por razón extraña en algunas personas de manera natural, no es algo que haya llegado a mí. También podemos decir que soy un desastre y punto. Pero viajo y por tanto me tengo que hacer la maleta. La verdad, llevo ya tantos meses aquí en Madrid, sin moverme de la gran ciudad, que cuando me he puesto a ello ni si quiera recordaba cómo se hacía.

Pero bueno, una vez abierta algo siempre algo, comenzar a llenarla. Si me preguntaran diría que es la única regla que tengo a la hora de hacer una maleta. No importa cómo o de qué manera, como entren las primeras piezas y como tengas que encajar el resto. Sé que podría mejorarlo un poquito, pero me parece tan absurdo como eso de hacer la cama todo los días (una cosa es estirar las sábanas). De todas formas lo llevo bien, no necesito mucha ropa y aún creo que cojo demasiada. La maleta es grande, pero eso es bueno para mi desastre, y para las barcas que tengo por pies, así que me caben un par de zapatos. Pero por todo lo demás es el caos. Aunque la buena noticia es que no es un infiero cerrarla. Pesa, si la abres no tiene el riesgo de explotar.

No conozco de muchas experiencias ajenas, pero mi maleta no es precisamente lo más bonito de mirar.

Escrito por: Kaleidoscopio Cinco

Veo la vida a través de fantasmas de colores, pero todos me persiguen. Retrato emocional-universitario.

Ver más posts


Más noticias